RESEÑA Nº17: QUERIDA IJEAWELE CÓMO EDUCAR EN EL FEMINISMO

noviembre 27, 2017



QUERIDA IJEAWELE CÓMO EDUCAR EN EL FEMINISMO | CHIMAMANDA NGOZI ADICHIE

   El feminismo empieza en la educación. Con su voz cálida y directa, Chimamanda Ngozi Adichie dirige esta emotiva carta a una joven madre que acaba de dar a luz. En sus quince consejos, reivindica la formación de nuestros hijos en la igualdad y el respeto, el amor por los orígenes y la cultura. Una invitación a rechazar estereotipos, a abrazar el fracaso y a luchar por una sociedad más justa. Una bella misiva con reflexiones tan honestas como necesarias que conquistará por igual a madres, padres, hijos e hijas.

   «En lugar de enseñar a tu hija a agradar, enseñarle a ser sincera. Y amable. Y valiente. Anímala a decir l o que piensa, a decir lo que opina en realidad, a decir la verdad. [...] Dile que, si algo la incomoda, se queje grite.»



OPINIÓN PERSONAL

   Como me gustó tanto Todos deberíamos ser feministas de Chimanda Ngozi Adichie, decidí leer este libro y creo que no será el último libro que lea de al autora. Tiene unas ideas brillantes y la manera de expresarse es maravillosa. 

   Es un libro de tan solo 90 páginas, pero cargadas de verdades. Chimamanda es una mujer con las ideas muy claras, critica la sociedad, pero de una manera muy positiva de como cambiar el pensamiento de las personas, para transformar la sociedad actual en una igualitaria y con derechos iguales para todas las personas. Sinceramente, es una obra maravillosa. Es increible que de una carta que le ha escrito a su amiga, podamos aprender tantísimo.  

   El libro sigue la misma pauta que Todos deberíamos ser feministas pero esta vez desde el punto de vista, de como cambiar el sistema, educando a nuestros hijos dentro del feminismo. No significa que el poder lo tendrá la mujer, sino que tendremos las mismas condiciones de vida que cualquier persona. He utilizado medio paquete de post-it para este libro y os voy a poner alguna que otra frase o texto que, creo que es importante y a partir de ahí comentare y daré mi opinión.

«Nunca te disculpes por trabajar. Te gusta lo que haces, y que te guste lo que haces es un regalo fantástico para tus hijos» 

Las madres se sienten culpables cuando dejan a sus hijos en la guardería o en casa de algún familiar, se preocupan por si la gente les va a llamar mala madre por no pasar tiempo con sus hijos. Pues no debería ser así, el trabajo es algo fundamental para una persona, no puedes dejar toda tu vida porque has tenido un hijo. Serás infeliz y entonces será cuando no estarás al cien por cien por criar a tu hijo. Tienes que pensar en ti misma y dejar de lado los comentarios maliciosos de otras personas que creen que la felicidad de la madre no influirá en el hijo.



«¿Recuerdas que en primaria aprendimos que el verbo es una palabra de «acción»? Pues bien, un padre es tan verbo como una madre. El padre debería hacer todo lo que la biología le permite, que es todo menos amamantar. Podrías pensar que él no la bañara exactamente como a tí te gustaría. ¿Y que? ¿Qué es lo peor que podría pasar? La criatura no morirá en manos de su padre.»

   Las madres son cómplices en que los padres se escabullan de sus obligaciones del cuidado de sus hijos, porque la madres piensan que no podrá cuidarla igual de bien que ellas. Pero la única solución a que el padre progrese en sus funciones del cuidado del hijo es dejarlo practicar, tal vez no sepa cambiar un pañal a la primera ni a la segunda, pero llegará un momento que lo sabrá hacer. Las madres no tiene la obligación de llevar para delante todas las tareas que da un bebé. Es un trabajo de dos, porque los dos han decidido tener un hijo. 


«Y por favor rechaza de hablar de ayuda. No está «ayudándote» a cuidar de su hija. Está haciendo lo que debe de hacer. Cuando decimos que los padres «ayudan», sugerimos que el cuidado de los hijos es un terreno materno en el que los padres se aventuran valerosamente.»

   He escuchado a muchas madres, decir que sus maridos les ayudan en casa o con el niño. ¿Porque consideramos que eso es una ayuda? No lo es. Si hace cosas en casa es porque es su obligación. Siempre hay que repartir las tareas de casa teniendo más o menos una misma parte de responsabilidad. Tengo una amiga que estudia conmigo, tiene un hijo de un año, su marido trabaja y aunque la «ayuda» en algunas cosas, ella es la que tiene que hacer la comida, limpiar, hacer la colada, llevar al niño a la guardería, ... Ella también llega tarde a casa igual que su pareja, ¿porque ella hace más tareas que él? Hay que comenzar a entender que los padres tiene la misma obligación que las madres. Un hijo no es una tarea de uno, es una tarea de dos. 


«Enséñale a tu hija que los «roles de género» son una solemne tontería. No le digas qué debe hacer algo o dejar de hacerlo «porque es una niña»»

   Recuerdo que cuando era pequeña, muchas veces me han dicho que debo sentarme como una señorita o por ejemplo, que debo vestirme y peinarme de forma femenina. Pues no señor, si elige no peinarse por las mañanas es su decisión, si no quiere ponerse vestidos ni faldas, es porque no le gusta o no se siente cómoda con ello. A mi me cuesta mucho ir en vestido y más si tengo que ponerme medias, así que solo me lo pongo cuando yo quiero. Y no por eso soy menos mujer.


«Enséñale que las mujeres no necesitan que las reverencien ni las defiendan; solo necesitan que las traten como a seres humanos iguales.»

   Una mujer no necesita la «caballerosidad» de un hombre, necesita que la escuchen como se escucha a cualquier persona humana. Que la valoren cuando hace las cosas bien. Que la respeten como persona que es, y todo esto no es ser caballeroso, es tratar a todos por igual. 

   Una persona feminista, no tiene porque dejar de ser femenina o ponerse tacones. Llevar tacones o no, no cambia la persona que eres, la ropa no te definen, te definen tu persona. El cuerpo es de uno mismo y hace con el lo que quiere, nunca nadie se tendría que sentir presionada a decir «sí», a algo que realmente no quiere hacer. No es No. 

   El matrimonio no debería ser un logro en la vida. Hay gente que llega a los 30 y no se a casado, viven angustiados por ello. Eso debería ser inconcebible. Casarse puede ser bueno, pero si uno quiere, no por obligación.  


Valoración: 5 / 5

You Might Also Like

6 comentarios

  1. ¡Hola! Me ha encantado leer esta reseña. Hace unas semanas terminé de leer «Todos deberíamos ser feministas» y me encantó. Después de leer tu reseña me animaré con este libro.

    ¡Muy buena reseña!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Ya leyendo tu reseña me hizo reflexionar muchísimo sobre muchos aspectos de mi vida. Sin dudas voy a leer a la autora, me encantan las frases que pusiste y que ciertas son todas. Las mujeres somos iguales que los hombres, de hecho lo voy a comprar y dárselo a mi mamá.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo, no te vas a arrepentir de leer a esta autora. Seguro que a tu madre le encantará :)

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Paso por aquí para decirte que yo también participo en la iniciativa "Seamos seguidores" y que acabo de seguir tu blog, espero que sigas el mío devuelta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

BOOKSTAGRAM

La Metamorfosis del Lector

La Metamorfosis del Lector
Escogí este nombre, porque considero que cada lector pasa por unos cambios conforme va leyendo. ¿Por qué? Muy sencillo, cada libro cambia una pequeña parte de ti, por eso es una metamorfosis, son estadios de la vida que pasamos. Por eso escogí La Metamorfosis del Lector, un cambio constante e infinito.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *